Los Ángeles Sangrientos. Herejía de Horus.



Los hijos de Sanguinius son parangones de las virtudes caballerescas, guerreros sobrehumanos que no han perdido su humanidad, todavía. Oculto en las retorcidas hélices genéticas que el Emperador les dió al nacer yace un defecto bestial que les lleva los límites de su autocontrol, una atávica sed de sangre que les impulsa a arrojarse a sus enemigos en un despiadado frenesí que no distingue amigos de enemigos. 

Sanguinus, padre y señor de la novena legión, dirige a sus hijos desde el frente convertido en un líder espiritual tanto como militar. Sobrevolando sus hombres, velando por sus almas, buscando la cura del defecto genético que han heredado de él.

La novena legión hunde sus raíces en las arenas de Baal, un planeta que es un desierto post-apocalíptico poblado por nómadas y saqueadores. Sólo los más fuertes sobreviven a las guerras por el combustible y son escogidos por sus vampíricos señores para unirse a sus filas.


En la Herejía de Horus los Ángeles Sangrientos destacaron desde un principio por tratarse de una de las legiones más nobles, móviles y agresivas en combate. Blandiendo las espadas sierra y los cuchillos con una maestría que pocas legiones eran capaces de igualar. Sanguinius, confidente y amigo más cercano de Horus, siente con más dolor que ninguno la traición de su hermano. Una traición que se desvela en Signus Prime, donde la legión se enfrenta a su oscuridad interior y a las criaturas que la Verdad Imperial había proscrito, los demonios.

Es en las llanuras malditas de Signus Prime donde los Ángeles entablan combate por primera vez con Ka´bandha, el Devorador de almas, el desangrador de mundos. Los Ángeles Sangrientos se rebelan contra el destino escogido para ellos bajo las cadenas de Khorne.


En la Herejía de Horus la legión cuenta con las unidades únicas que luego heredarán los capítulos sucesores como la Guardia Sanguinaria, los protectores de Sanguinius o los Guardianes de la Tradición, que serán los futuros capellanes. El Librarius, uno de los más grandes antes de la herejía, fue disuelto tras el edicto de Nikaea y sus miembros quedaron dispersados. Y es en esta época cuando a aquellos que sucumben a la Sed de Sangre se les envía en compañía de la muerte vistiendo el negro en sus armaduras para ocultar su origen.

En juego los Ángeles Sangrientos destacan por el uso de tácticas cuerpo a cuerpo, gracias a Furia Encarmine  (+1 herir en melee), que es una de las mejores reglas para las legiones de la Herejía de Horus. En contrapartadida los Ángeles Sangrientos no pueden desplegar más vehículos que unidades "de carne" debido a la regla Hueste de Ángeles, y por tanto hay ciertos Ritos a los que no tienen acceso.

Los ángeles además tienen acceso a equipo especial muy limitado para otras legiones y muy centrado en el corto alcance y en el asalto, como las pistolas lanzallamas, las pistolas de fusión y la espada perdición, una espadón a dos manos que dobla las heridas causadas. Por otro lado pueden equipar sus predator y exterminadores con una de las armas más codiciadas por los generales del 31 milenio, el cañón de asalto.



Sus dos ritos de guerra les dan acceso a dos tácticas muy acordes al carácter de la legión. El Día de la Revelación es un rito que les permite desplegar todas las unidades con retrorreactores de golpe en el turno 1 desde despliegue rápido, ganando cobertura el primer turno y +1 a iniciativa a la carga. Pero este rito te obliga a lanzar y aceptar desafíos y te impide desplegar super-pesados que no sean voladores.

El segundo Rito, más defensivo, convierte en inmunes al acobardamiento y tozudas a las unidades próximas a un objetivo. Además las unidades reducidas a menos de la mitad de sus efectivos ganan "no hay dolor" pero pierden la capacidad de puntuar, que es un gran inconveniente.

En conclusión, los Ángeles Sangrientos destacan por sus tácticas ofensivas y cuerpo a cuerpo, pero también pueden aprovecharse de un amplio uso de una de las armas más poderosas a disparo en juego marine vs marine, el cañón de asalto.


Previous
Next Post »

2 comentarios

Click here for comentarios
18 de julio de 2016, 23:20 ×

Muy buena, puede ser la siguiente de los ¿puños imperiales? Me gustaría hacerme una pequeña legión de ellos.

Reply
avatar
Agustin Puig
admin
19 de julio de 2016, 0:05 ×

Claro, el próximo Puños Imperiales. :)

Reply
avatar
Thanks for your comment