Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC

Corrían los años 80 cuando aparecieron en España una serie de juegos de mesa nuevos muy diferentes a todo aquello que se conocía por aquel entonces. Los habituales jugadores de tablero que por aquel entonces solo conocían el monopoly o el ajedrez y comenzaban a hacer sus primeros pinitos con los nuevos juegos de Cefa (Imperio Cobra, Drácula, El cetro de Yarek…) vieron aparecer ante sus ojos una enorme cantidad de juegos de guerra que les permitían recrear campañas o batallas a un precio realmente ajustado con una dificultad y una fidelidad nunca antes vistas. Habían aparecido los primeros wargames para el gran público; los juegos de Nike & Cooper, conocidos por sus siglas NAC.

Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC


Y es que, no nos engañemos, ser wargamer en los años 80 en este país era algo complicado; GW estaba en pañales y tampoco era muy normal llegar a  conocer su existencia dado que internet no existía y el nivel de conocimientos de inglés tampoco era muy elevado entre la muchachada, por lo que la aparición de este verdadero arsenal de juegos fue el verdadero pistoletazo de salida para que una generación (y las siguientes) pudieran dar rienda suelta a su afición a recrear batallas sobre una mesa.

La mecánica y el planteamiento de estos wargames era muy similar; los tableros representaban la zona de la batalla o la campaña y se dividían en casillas hexagonales, lo que daba a las unidades la posibilidad de moverse o atacar en seis direcciones distintas. Las fichas eran pequeños cuadrados de cartón impresos con los símbolos militares que representan cada tipo de unidad (un rectángulo con dos barras cruzadas para la infantería, un rectángulo con un punto negro en medio para la artillería…) o, en ocasiones la silueta de un carro o un cañón para hacer más sencillo su reconocimiento en el tablero. Cada unidad llevaba a su vez impresos al menos dos números; sus factores de ataque y de movimiento, es decir su capacidad de combatir y de maniobrar en el campo de batalla.

Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC


Estos tableros, a diferencia de los juegos actuales en los que se representan pequeñas escaramuzas a nivel de sección como Bolt Action, donde no movilizaríamos más de cuarenta o cincuenta efectivos o Flames of War, un poco más amplio pero donde no pasaremos más allá de los ochenta o cien, representan al menos un cuerpo de ejército donde contaremos con al menos treinta mil efectivos. Y es que cada una de nuestras pequeñas fichas de cartón puede representar, dependiendo del juego que elijamos, una compañía o un batallón completos, ya sea de infantería, infantería mecanizada, artillería, etc.

Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC


El dato anterior acerca de los distintos tamaños se revela de gran importancia, ya que una de las curiosidades que más me han llamado la atención es que, en pleno siglo XXI, cuando el mundo del wargame se ha ampliado hasta límites que en los años 80 no se podían ni imaginar, en el que tenemos una variedad enorme y podemos jugar escaramuzas ambientadas en la Primera o la Segunda Guerra Mundial o incluso en la Guerra de Vietnam, curiosamente, el hueco que dejaron los juegos de NAC con su desaparición no ha sido ocupado hasta la fecha por ningún juego similar.

Son de aplaudir iniciativas como la de reeditar el antiguo juego de NAC La Guerra Civil Española (1936) que vio la luz en 2009 y que actualmente se puede adquirir en su web al precio de 75 euros, pero resulta muy curioso que en esta nueva época dorada del wargame nadie haya echado en falta un tipo de juego en el que se puedan reescribir grandes batallas y campañas desde el punto de vista, no ya de un teniente o un coronel como en Bolt o Flames, sino desde el punto de vista de un general.

En mi caso, puedo decir que en su momento tuvo una gran importancia que cayera en mis manos el juego “¿resiste Stalingrado?” a mis tiernos 11 años; creo que nunca me hubiera introducido en este maravilloso mundo si en aquel momento no hubiera flipado con aquel tablero de cartón duro dividido en hexágonos y pintado de blanco nevado con sus carreteras, sus pueblos y sus ríos y la gran ciudad objetivo de Stalingrado en un lateral y, junto a esto, unas bandejas de plástico con grandes cantidades de fichas representando las distintas unidades alemanas, italianas, rumanas y rusas.

Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC


Las partidas duraban mucho, al menos 2 o 3 horas, y en algunos casos la dificultad del juego era extrema, pero he de decir que gracias a este juego pude conocer perfectamente la situación estratégica que llevó a la primera gran derrota de la Wehrmacht en el frente ruso; la gran bolsa que se formó y que llevó a la inapelable rendición de Von Paulus y de todo el sexto ejército alemán y marcó el punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial.


Poco más me queda por añadir; si ya conociste estos juegos en su momento o incluso guardas uno o varios de ellos en tu armario, ya va siendo hora de sacarlo de nuevo a la luz e ir a echar a jugar una partidita en tu tienda o en tu club y si, por el contrario, perteneces a las nuevas generaciones de jugadores aficionados a lo histórico y en algún momento cae uno de éstos en sus manos, no lo dudes; dale una oportunidad y disfruta de un juego de estrategia a otro nivel. 

Los Abuelos del Wargame Histórico: Los Juegos NAC

Previous
Next Post »

5 comentarios

Click here for comentarios
Borlung
admin
16 de septiembre de 2015, 18:57 ×

La desparicion de MAC se vio paliada por la llegada a las tiendas ( en la época dorada del Rol) de los títulos de Avalon Hill entre otros ( e incluso decir que JOC Internacional tradujo las reglas de varios de ellos, en un formato que eran cuadernillos a máquina de escribir...), la gran impulsora y creadora de wargames desde los 70.
En Valencia podías encontrar dichos juegos en la desparecida Ludómanos e incluso en la revista Líder había sección de ASL y wargames de tablero en gemeral.
En cuanto a escala...NAC tenía un juego de OTAN vs PV a escala pelotón en el que manejaban tanques individualmente, casi como en el Fire Power de Avalon Hill y eso sin nombrar el mítico Squad Leader y su versión avanzada.
también había un juego de iniciación llamado Sinaí, que era español pero no recuerdo la editorial y que era lo más básico que te podías hechar a la cara pero que a muchos nos inició en este mundo a inicios de los 80.

Reply
avatar
16 de septiembre de 2015, 20:01 ×

Muy interesante, para los más jovenzuelos no estaría demás otra entrada describiendo por encima la mecánica de juego de uno de estos juegos para compararlos con los de hoy en día y ver como ha cambiado el panorama.

- Rafa Sambora

Reply
avatar
Luis
admin
16 de septiembre de 2015, 20:20 ×

Que gran juego "El Día más largo", recuerdo ganar una partida con algo que hoy en día sería objeto de faqs o tachado de culodurismo como mínimo... tomé Paris con intendencias en paracaídas. En el penúltimo turno las tiré rodeando Paris y en el último entré gloriosamente consiguiendo los valiosos 4 puntos que daba la capital.

Reply
avatar
Quique Xapu
admin
16 de septiembre de 2015, 21:19 ×

Efectivamente, joc y sus traducciones de Avalon Hill nos hicieron un poco mas fácil la vida tras la desaparición de NAC, pero en esta pequeña disertación he querido revalorizar el significado que tuvo esta compañía y su buen hacer en una época tan temprana. No obstante agradezco los datos que aportas y es posible que más adelante hablemos de otras compañías similares.
Por otra parte, respecto a Sinaí, estoy casi seguro que era de cefa, recuerdo sus fichas de artillería y carros y la infantería representada con bustos. Un amigo mio lo tenía y pasé muchas tardes disfrutándolo. Un saludo.

Reply
avatar
Qkla
admin
21 de septiembre de 2015, 23:03 ×

Grandes la Gerra de España y ¿el Desafío de las Águilas? de NAC.
El Sinaí (de Cefa) me lo hice en Print&Play hace unos meses para jugar con el nano :)

Reply
avatar
Thanks for your comment