Battlefleet gothic. Los inicios.



Hace unos cuantos años que me imprimí los libros de BG que Gw puso en descarga gratuita en su página web, más realmente por la intención de coleccionarlos que la de jugar algún día. El ostracismo al que GW sometió el juego ha provocado que la comunidad lo haya ido olvidando lentamente, y ni siquiera fue uno de los juegos más exitosos cuando estuvo en auge.

Sus miniaturas no servían para el juego principal, como sí servían las de Gorkamorka o Mordheim, y eran difíciles de encontrar en España. Numerosos juegos acabaron por rematar a la moribunda criatura, Battlestar Armada tuvo durante algunos años el mercado de juegos de naves en sus manos. Y más recientemente X-Wing y Star Wars no sólo han devorado el mercado de juegos de grandes naves y cazas sino que además, han revolucionado, para bien o para mal, el mundo de los juegos de miniaturas. Con este panorama, ¿quién querría volver la vista atrás hacia Battlefleet gothic?

Las reciente noticia de la recuperación de los Juegos de Especialista tras el cambio de CEO en la empresa (de momento) líder ha provocado un cierto resurgimiento del interés por ellos, además se han publicado adelantos de futuros videojueos sobre licencias abandonadas (Manowar, Mordheim, Warhammer total war y BG: Armada.)



Hoy he visto un nuevo trailer impresionante, en el cual los mares de estrellas del 41 milenio se vuelven a teñir de sangre. Por el momento sólo se han visto naves del Imperio y del Caos, pero se sabe que saldrán Eldars y Orkos también. La navegación, la complejidad del movimiento, los gráficos impactantes y las posibilidades tácticas han sido algo que me han enamorado. Y es que este trailer llega en un momento en el que me he propuesto hacerme con una pequeña flotilla de este juego, aunque sea sólo para tenerla en la estanteria y una más que esporádica partida con algún amigo.

Puedo aseguraros que tengo naves de X-Wing, y me gusta el juego y sus miniaturas, pero hay pocas cosas comparables a tener el metal en la mano y sentir el peso y las millones de vida encerradas en ese pequeño pedazo de estaño. Por lo pronto he conseguido un Hellebore Eldar, una nave de escolta con un potencial muy grande para abrir al enemigo en dos con su cañón de proa. Y yo mismo he contruido con piezas y restos de plástico de vehículos tres Ravagers para los Orkos, naves duras y baratas que utilizan los Orkos para saturar al enemigo con fuego masivo.




Y es que, aunque se requiere de un buen número de naves en comparación con X-Wing, las de algunas facciones son fácilmente construibles. Los Orkos, como en todos los juegos, son fáciles de hacer a partir de pedazos de chatarra; los Eldar puedes, con algo más de maña, hacertelos a partir de motos y Vypers; y con los Tiránidos en base a sus armas y matrices se pueden sacar muchas cosas. Por no hablar de las numerosas marcas de proxies que han surgido.


No obstante, no es un juego al cual sea fácil iniciarse, no hay mucha comunidad de jugadores y se requiere tiempo y dedicación para montarte la flota. Algo que queda muy por debajo en comparación de lo fácil que es ir a la tienda y comprarte el último Tie.

Pese a todo, la posibilidad de jugar en el milenio 41 y la belleza de sus miniaturas hacen que siga resultando atractivo, con lo cual me he propuesto iniciarme en él. Así de pronto veo que se suele jugar a 1500 puntos y que hay 3 tipos de naves al hacerse la lista: los Battleships son las naves más grandes y descomunales que se pueden desplegar, cada una es muy costosa, son lentas, tienen una gran potencia de fuego y generalmente son la nave del Almirante; por otro lado los Cruceros son las naves duras que llevan el peso de la batalla y que constituyen el espinazo de la flota; y por último los Escort, es decir, Fragatas y Bergantines que son rápidas y baratas pero débiles, normalmente se mueven en escuadrones de tres.



Los Battleships tienen más de 10 puntos de armazón (o vida), los Cruceros entre 6 y 10, y los Escort 1 o 2. A los cruceros y a las naves más grandes puedes comprarles equipo y armamento, añadirles tripulación y personalizarlos de diversas formas. Uno de ellos tiene que llevar a bordo el Almirante, el líder de la flota, cuya presencia influye a la hora de repetir tiradas y mejorar la moral.

De momento esto es todo para lo que da mi entendimiento, cuando tenga más tiempo y vaya leyéndomelo iré subiendo más información al respecto. Si alguien en los comentarios quisiera completar o corregir lo que he puesto estaré encantado.


Previous
Next Post »

2 comentarios

Click here for comentarios
Wolfen
admin
14 de diciembre de 2015, 18:38 ×

Un juegazo... ojalá vuelva como Juego de Especialista pronto

Reply
avatar
Mario Ruiz
admin
15 de diciembre de 2015, 16:18 ×

Yo tengo mi flota Imperial y mi flota del Caos esperando que algún día surja una comunidad para estrenarlas en mesa. Así que sí, ojalá...

Reply
avatar
Thanks for your comment